Huertos de paltos: apuesta por plantación en alta densidad

Este nuevo sistema de plantación se basa en disminuir la distancia de los marcos de plantación, permitiendo que se puedan establecer alrededor de 6.400 plantas por hectárea y se llegue a una producción de hasta 45 toneladas durante el primer año.





La constante búsqueda por aumentar los rendimientos y la eficiencia en el uso de los recursos ha llevado a que los productores de palta estén permanentemente buscando nuevas formas de desarrollar el negocio. Es en ese contexto, que en los últimos años la plantación en alta densidad se ha posicionado como una interesante alternativa, que promete —entre otras cosas— doblar la producción respecto al sistema tradicional.


Y es que este sistema se basa en disminuir las distancias de plantación, obteniendo así un mayor número de plantas por hectárea. “No se trata de que los árboles produzcan más o precozmente, sino que al haber mayor cantidad de plantas por superficie, se obtiene un mayor número de kilos producidos. Es todo un tema de eficiencia”, explica Francisco Gardiazábal, ingeniero agrónomo, experto en paltos y asesor de GAMA consultores.


De acuerdo al asesor, estos marcos de plantación más pequeños tienen como objetivo obtener una primera producción muy alta —entre 35 mil y 45 mil kilos por hectárea—, capaz de cubrir todos los costos directos y parte importante de los costos indirectos.


Pero, ¿a cuánto se deben reducir los marcos de plantación para ser considerados como de alta densidad? Según el agrónomo experto en paltos, en la actualidad se busca tener marcos de plantación tan pequeños como de 2.5x1.25 metros o incluso 1.25x1.25 metros, lo que permitirá plantar 3.200 plantas por hectárea en el primer caso y 6.400 en el segundo. Los marcos de plantación tradicionales, por su parte, son de 6x3 metros, de 3x3 metros o de 2,5x2,5 metros, con los que se puede plantar alrededor de 550 plantas por hectárea. Es decir, con los nuevos marcos se puede, al menos, triplicar la cantidad de plantas por hectárea, por lo que es lógico pensar que la producción será mucho mayor al haber un mayor número de centros productivos.


Y es que como explica el asesor, con estos pequeños marcos de plantación es posible llegar a producciones tan elevadas como 45 toneladas por hectárea. “El año pasado llegamos a las 33 toneladas por hectárea, pero no quedamos conformes porque aún habían muchas cosas por cambiar junto al marco de plantación, como el riego y la fertilización. Ahora que ya tenemos la cuaja a la vista, posiblemente logremos entre 40 y 45 toneladas por hectárea que es lo que obtuvimos en los ensayos de la temporada anterior. Esto ya es factible y tenemos muchas investigaciones que respaldan las producciones ambiciosas que es lo que buscamos”, dice Gardiazábal.


Para el asesor la alta densidad no sólo entrega ventajas productivas sino que además permite disminuir la huella hídrica y la de los fertilizantes utilizados en el huerto. Esto se debe a que al existir una mayor cantidad de kilos producidos por hectárea, el huerto aumentará su eficiencia en el uso de los recursos y, por ende, la cantidad de kilos de fruta obtenidos por kilo de fertilizante y litro de agua.


Desafortunadamente, establecer un huerto en alta densidad requiere de una fuerte inversión inicial por concepto de plantas, implementación de un sistema de riego adecuado y preparación del suelo, por lo que muchos productores medianos y pequeños dejan de ver el atractivo de este sistema intensivo de plantación. Los costos por hectárea de un huerto de paltos en alta densidad oscilan entre US$ 35 mil y US$ 45 mil por hectárea. Un huerto tradicional, en cambio, puede implementarse con la mitad de esa inversión.


Diseño de un huerto en alta densidad



De acuerdo a Francisco Gardiazábal, el cambio radical en los marcos de plantación no sólo busca aumentar la producción sino también mantener los kilos producidos a través del tiempo sin la necesidad de eliminar plantas por un manejo inadecuado. “Para esto es necesario seguir ciertos criterios a la hora de desarrollar un proyecto en alta densidad”, agrega el especialista.


Algunos de los criterios que, de acuerdo al experto, deben ser considerados son los siguientes:


-Época de plantación: Las mejores épocas para comenzar a implementar un huerto en alta densidad de paltos es durante los meses de primavera u otoño. “El palto puede plantarse en muchas épocas, pero hay unas más interesantes, en las cuales se logran muchos otros objetivos como calzar el crecimiento con la floración y la producción. Todas las plantaciones en cerro de otoño, durante abril y mayo, o plantaciones tempranas de invierno-primavera, durante agosto y septiembre, al cabo de un año, es decir, en el próximo invierno, estarán desarrolladas casi al 100%. Por lo mismo, se habrá copado casi la totalidad de la superficie asignada. Luego, gracias al uso de reguladores, podemos tener una alta floración, la que coincidirá con la superficie copada. De esta forma se podrá tener una mayor producción o 40 toneladas por hectárea, que es lo que queremos”, explica el asesor.


-Sistema de riego tecnificado: Para establecer un sistema de alta densidad es de suma importancia contar con un sistema de riego óptimo. “Tenemos 6.400 plantas, con dos goteros por planta, por lo que es imposible revisar gotero por gotero. Entonces, el sistema de riego tiene que ser muy bien diseñado, tener un excelente filtraje del agua para que no haya problema de taponamiento en los goteros y todos los árboles reciban los nutrientes y el agua que necesitan”, agrega Gardiazábal.


-Necesidad de fertilización: De acuerdo al especialista, los primeros años las fertilizaciones deben ser muy altas con el fin de que la planta pueda crecer en 6 meses lo suficiente para cubrir el 100% de la superficie otorgada. “Es indispensable que se cubran todos los requerimiento para que la planta no tenga problemas en crecer tan rápidamente”, dice el experto.


-La polinización: Los polinizantes deben seguir la proporción tradicional del 11% en el caso de paltos Hass. Además, contar con la presencia de abejas para realizar la polinización será indispensable. “Nos interesa que las abejas, ojalá, siempre tengan el polinizante lo más cerca posible al Hass para tener altas producciones”, indica el asesor de Gama.


Si bien por lo general se utiliza el palto Edranol como polinizante, existen otras opciones como el Zutano que también entregan buenos resultados al huerto.

Otro punto importante a considerar dentro de la polinización y los polinizantes, es que estos últimos deben tener una compatibilidad cronológica con la variedad principal, es decir, deben liberar el polen cuando las flores de la variedad principal se encuentran receptivas, de lo contrario no podrán ser fecundadas.


-Uso de portainjertos: Como en otros sistemas de alta densidad, en paltos se busca que el árbol sea pequeño para así poder manejarlo sin mayores dificultades. En especies como carozos, manzanas y cítricos, se cuenta con portainjertos enanizantes, capaces de desarrollar un árbol pequeño. Desafortunadamente en el caso del palto no existen portainjertos enanizantes, por lo que se siguen utilizando los tradicionales, como el Mexicola o Nabal, en conjunto con reguladores de crecimiento con los que se logra mantener árboles de menor tamaño.


-Manejo de poda: De acuerdo al especialista, no se debe realizar ningún tipo de poda durante los primeros años, ya que durante esta etapa se busca cubrir el total de la superficie entregada al árbol en el menor tiempo posible. “Podarlos significaría retrasar este desarrollo. La idea es que, ya sea con uno o dos ejes o con lo que quiera el árbol crecer, se logre que el espacio se cubra por completo lo antes posible para empezar a producir”, dice el asesor de Gama.


-Los reguladores de crecimiento: Luego de que los árboles han cubierto el 100% de la superficie, y generalmente durante el mes de abril, se debe comenzar a trabajar con los reguladores del crecimiento. En ese momento las plantas inducen y diferencian las flores de otoño o invierno, de modo que llegada la primavera, en el mes de octubre aproximadamente, los árboles florecerán profusamente. “Si además se tienen temperaturas y abejas, se logran muy buenas cuajas que permitirán tener esas 40 toneladas en el primer año de producción”, concluye el asesor.


Fuente Publicación El Mercurio fecha Viernes, 20 de noviembre de 2015

Siguenos en:
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram

© 2023 by Name of Site. Proudly created with Wix.com